Una empresa con responsabilidad social que presta servicios turísticos de calidad para hacer turismo cultural y de naturaleza

miércoles, 24 de mayo de 2017

Noticia IDEAL:Vilches planea recuperar las casas cueva para mejorar su proyección turística


Durante siglos los vilcheños aprovecharon la composición blanda de la piedra arenisca que forma sus cerros para excavar en ellos un innumerable numero de cuevas, que oficiaron hasta hace poco más de 50 años como vivienda habitual. Ahora, cinco décadas después, el ayuntamiento pretende recuperar, mantener y poner en valor uno de los valores patrimoniales y arquitectónicos más importantes y peculiares de Vilches: las casas cueva de un pueblo con un impresionante valor troglodítico.

El primer paso se ha dado a través de un bando elaborado por el alcalde, Bartolomé Guijo, para conocer los titulares de los inmuebles y exigirles el cumplimiento de la obligación de mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público. En el bando se pone en conocimiento de todos los posibles propietarios de casas cueva en el entorno del Cerro de la Virgen y adyacentes, «que este Ayuntamiento va a proceder a la organización urbanística de la referida zona, por lo que se requiere a todos los que se consideren propietarios de los referidos inmuebles que aporten los documentos que consideren fundamento de sus derechos en el plazo de 30 días hábiles a partir del 7 de abril». El texto informativo añade que «los referidos inmuebles deberán ser dados de alta en el Catastro y en los Servicios Municipales de alcantarillado y de recogida de basura domiciliarias, si fuera procedente».

Según el alcalde, el objetivo no es otro que evitar la degradación y, por tanto, mejorar su conservación, la proyección turística o el simple mantenimiento de la cueva como elemento definitorio de la historia de Vilches. «Es un camino largo, pero ya sabemos que piedra a piedra.», expresó el alcalde.


Aunque algunos vecinos han querido reeditar la vida dentro de la gruta y se han afanado en rehabilitar estructuras y habitáculos de lo que fue algo más que un símbolo en el paisaje urbano de Vilches, la mayoría de propietarios las tienen en un lamentable estado de conservación. El término 'nostalgia' y la expresión 'falta de escrituras' son los que más se repiten cuando en Vilches se interroga acerca de las cuevas.

Nostalgia por revivir una época perdida en el tiempo. La luz y el agua siguen siendo dos problemas a solucionar por los vecinos que rehabilitan sus cuevas. La ilusión romántica, sin embargo, puede con todo. El Ayuntamiento, además, ha mejorado los accesos a ellas con adoquinado rústico, miradores, barreras de protección, farolas y bancos.

Juan Peña, autor del libro 'Las cuevas de Vilches', aduce que la labor de concienciación dirigida tanto a particulares como a instituciones «comienza a dar sus frutos». «Este bando del alcalde no es sino el primer paso de largo camino, que debería concluir finalmente con la recuperación del enorme patrimonio troglodítico de nuestra localidad. Se hace necesario poner orden en la titularidad de todas y cada una de las cuevas y exigir su cuidado y limpieza, rescatándolas del abandono. La mejor manera de poner en valor nuestras cuevas es, sin duda, haciendo conscientes a los vilcheños de la importancia de este singular urbanismo. Sólo así se conseguirá que las instituciones provinciales y autonómicas apoyen las actuaciones que deberían concluir con la definitiva restauración de las mismas», añade.

Casi 500 cuevas y covachas

493 fueron las cuevas y covachas que llegó a tener Vilches, todas llenas de historias, que siguen vivas, nacieron de la acción natural y fueron ampliadas con el alfabeto de las manos y el sudor, pues nadie olvida el enorme trabajo que suponía picar una cueva, labor de machaqueo en la que colaboraba toda la familia, incluidos los chiquillos.

326 de esas cuevas perviven al paso del tiempo. Lo delatan sus paredes con incontables manos de cal, unas veces blanca, otras tintadas de azulete. Y solo medio centenar han sido rehabilitadas por sus propietarios.

martes, 23 de mayo de 2017

Noticia IDEAL:Un monumento único


Antes de que Icomos frenara las aspiraciones jienenses, la capital avanzaba en la dificultosa carrera hacia la Unesco con cierta confianza. No es extraño si se recuerda que en 2011, el Comité de Patrimonio Mundial rechazó por primera vez la candidatura de la seo, cuando se presentó como modificación menor del conjunto de Úbeda y Baeza, que era la vía más rápida y fácil. Entonces, la propia Unesco propuso que se presentara como modificación mayor del bien ya declarado, dadas las características defendidas de la Catedral, como obra cumbre del arquitecto Andrés de Vandelvira y por su influencia en Iberoamérica.

Fue entonces cuando comenzó un duro trabajo para elaborar un nuevo expediente, con el que, esta vez sí, conseguir convencer a Icomos. No solo se hizo eso, sino que se consiguió algo más, la Catedral consiguió poner de acuerdo a las administraciones a todos los niveles y de todos los signos políticos.

Pero, ¿qué decía ese informe? ¿Qué argumentos dieron los expertos jienenses para defender el valor único de la Catedral jienense?

Ese informe desgranaba con todo detalle la historia de la construcción de la Catedral, la del «maestro» que la diseñó, los motivos por los que aspiraba a ser declarada, su estado de conservación, las intervenciones que se planteaban de cara al futuro e incluso hacía una comparativa con otras catedrales declaradas Patrimonio de la Humanidad, para concluir que, como la de Jaén, no hay ninguna.

El caso de Úbeda y Baeza y su declaración conjunta ya fue excepcional. Se consideró, en el año 2003, una dualidad urbana complementaria. Y es que, situados en el centro histórico de cada ciudad, sus conjuntos monumentales, constituyen magníficos ejemplos de urbanismo y arquitectura renacentista. Úbeda tiene la arquitectura señorial y Baeza cuenta con la herencia de haber sido centro eclesiástico y educativo, presidido por la catedral junto al antiguo Seminario y Universidad.

Pues bien, según defendía el expediente enviado desde Jaén, si se amplía la declaración a la Catedral, «los valores de los conjuntos Úbeda y Baeza se verían completados y reforzados, ya que la Catedral de Jaén, como obra insigne y emblemática del arquitecto Andrés de Vandelvira, plasma, de forma magistral, todos los principios de la innovación constructiva de su autor... la Catedral de Jaén es un edificio aislado y situado en otra ciudad distinta al binomio Úbeda y Baeza, pero es un monumento único en su género en el que sintetizan todas las soluciones e innovaciones de su autor, el arquitecto que hizo posible el enclave renacentista de Úbeda y Baeza».

No es cualquier obra

Los expertos defendían que su inclusión mejoraría además la integridad y autenticidad de las dos ciudades ya Patrimonio de la Humanidad, «ya que con la catedral estarán incluidas todas las piezas esenciales del renacimiento de Vandelvira».

«No se trata de incluir cualquier obra de este arquitecto, ni siquiera una selección de sus mejores obras que pudieran constituir una inscripción seriada; se trata de incluir el compendio de su saber constructivo, el modelo y paradigma de las catedrales americanas de finales del siglo XVI», decía el informe, que insistía en repetidas ocasiones en que el monumento jienense sirvió de modelo e inspiración para otras catedrales de España, y sobre todo, de América del Sur.

Los técnicos analizaron además, uno a uno, los monumentos similares a la catedral y que están inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, para concluir que «presentan claras diferencias». Según defendían, la mayoría muestran la arquitectura propia del continente europeo durante la Edad Media, es decir, el Románico y el Gótico. Y Jaén, para ellos, aportaba renacimiento puro y duro. «Es un ejemplo altamente significativo de iglesia catedralicia, que muestra una notable unidad de concepción y ejecución». Todo eso, además de lo que ya se ha explicado sobre su carácter de ejemplo en la arquitectura hispanoamericana.

El expediente también daba cuenta de las medidas de protección con las que contaba el monumento. Para empezar está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, por lo que cuenta con el máximo nivel de protección legal existente en la legislación estatal y andaluza. La protección legal también está «garantizada», según el informe, para lo que los expertos llaman la «zona tampón», es decir, su entorno. En esa zona está incluido buena parte del casco histórico. Concretamente desde la ladera este del cerro de Santa Catalina, hasta el camino de acceso a la catedral, «espacio que vincula visualmente a los dos monumentos que presiden la imagen paisajística de Jaén: la catedral y el castillo».

Si hablamos de conservación, según recogía el documento, la catedral está en «buen estado», sobre todo después de la intervención en las cubiertas, que era la parte que peor estaba. Aún así, los técnicos proponían una serie de intervenciones futuras para mejorar su conservación, sobre todo en las piedras de la fachada, la recuperación de los espacios bajo la lonja, la limpieza del interior de la fábrica catedralicia, mejora de la carpintería, cerrajería y vidrieras. El estudio reconocía que de cara al futuro sería necesario reforzar el mantenimiento del monumento, de manera que dos personas (en lugar de una, como hasta ahora) se encargaran de la limpieza de las cubiertas dos veces al año. También proponía que dos personas, un restaurador y un oficial especializado, revisaran todas las piedras del templo una vez al año, además de que hubiera una revisión periódica de la instalación eléctrica y de los muebles.

«Se contradicen»

Después de conocer la respuesta de Icomos, diferentes expertos se pronunciaron también para tratar de desmontar esos argumentos. «Es una mala noticia», dijo en aquel momento el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Jaén y especialista en Vandelvira y la Catedral, Pedro Galera, una de las personas que más contacto tuvo con la comisión evaluadora. «Parece que volvemos al punto de partida», dijo en referencia a las dificultades que tuvieron los integrantes de la comisión de Icomos que visitó Jaén para entender la unidad del edificio con Úbeda y Baeza, dada la lejanía y el carácter aislado de la Catedral. «Pero se contradice con lo que ellos mismos habían recomendado, de ahí nuestra sorpresa cuando el que vino se presentaba así y la batalla para convencerle fue muy dura», dijo.

«Algunos argumentos se pueden entender, otros no», afirmó el deán de la Catedral, Francisco Juan Martínez Rojas, quien defendió la «proyección americanista» de la catedral, clara en aspectos como la planta con cabecera plana, que se repite en catedrales de México, La Habana y otras. «Sobre el entorno no puedo decir nada», añadió.

30 años de estudio

Antonio Ortega Suca, arquitecto de la Delegación de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, es una de las personas que más ha estudiado la catedral jienense. Ha publicado varios libros sobre ella. El primero, su tesis doctoral, hace 30 años, que se llamó 'La Catedral de Jaén, unidad en el tiempo'. Cuando pensó en dedicar su tesis a la Catedral de su ciudad fue para intentar dar respuesta a una pregunta que le asaltaba cada vez que la observaba: «¿Cómo podía ser que la Catedral de Jaén, levantada a lo largo de 312 años, en seis fases diferentes, fuera un ejemplo de unidad, cuándo otras catedrales parecen hechas a trozos?».

Para dar respuesta a esa pregunta, hace tres décadas, cuando apenas había documentación sobre la Catedral, Ortega Suca levantó el plano de la seo entero, a mano. Estudió, analizó y concluyó que, a pesar de los 312 años que se tardó en levantar el monumento y de la cantidad de arquitectos que intervinieron en ella, cada uno dejando su impronta, se mantuvo siempre una «unidad, equilibrio y continuidad», que se logró con una «serie de reiteraciones». Concretamente 16 puntos renacentistas, especificados con detalle en su tesis y en obras más divulgativas que ha escrito más tarde.

Alonso Barba, Juan de Aranda y Salazar, Eufrasio López Rojas, Francisco Landeras, Blas Antonio Delgado, José Gallego, Oviedo del Portal, Ventura Rodríguez... Todas esas manos tocaron la Catedral después del maestro Andrés de Vandelvira, pero según explica Ortega Suca, todos continuaron la obra que él había iniciado. No se salieron de la línea que él había marcado, cuando levantó el salón, la sala capitular, la sacristía y el panteón, por muchos años que hubieran pasado.

«Es imposible, no existen las catedrales que sean totalmente puras», defendió el arquitecto tras el informe de Icomos. Todas las catedrales son una obra muy larga en el tiempo y en muchas incluso hubo parones de varias décadas, algo que no ocurrió con la de Jaén. «La Catedral de Jaén es la más renacentista de todas las catedrales de Andalucía», aseguró.

Tal y como dice Icomos, reconoció que la seo reúne diferentes estilos: clasicismo, manierismo, protobarroco y barroco. «Pero esos estilos son evoluciones del renacimiento. Es simplemente evolucionar desde lo estático a lo dinámico». «No estamos hablando de una Catedral con diferentes estilos, estamos hablando de un monumento construido a lo largo de 300 años, con su respectiva evolución».

Respecto a la disputada continuidad que tiene la Catedral de Jaén con las ciudades de Úbeda y Baeza, el arquitecto jienense no tenía duda. Es más, entendía que el monumento de la capital «es la pieza arquitectónica más significativa y fundamental» de Andrés de Vandelvira, de manera que «los conjuntos de Úbeda y Baeza no se pueden considerar completos sin la Catedral de Jaén, y sin el conjunto arquitectónico y urbanístico de Jaén con sus iglesias, conventos, palacios...».

Sobre el otro punto polémico, el de su influencia sobre el desarrollo arquitectónico al otro lado del Atlántico, Ortega Suca aseguró que «las catedrales americanas de México y Puebla presentan una planta rectangular como la de Jaén, con pilares cruciformes y rebanco superior».

Todo esto no quita para que el arquitecto también se mostrara crítico. No con la gran obra de Vandelvira, que tanto admira, sino con el trabajo y el impulso que, tanto ésta, como su entorno, necesitan. «Es necesaria una rehabilitación, dignificación y limpieza especial de las calles en la zona de influencia de la Catedral. Hay que eliminar la contaminación visual en todo el entorno y el tráfico en su perímetro».

lunes, 22 de mayo de 2017

Noticia IDEAL:Nace 'Andalucía, Huella Universal' para vertebrar una oferta en torno a los recursos Patrimonio de la Humanidad


Vertebrar una oferta turística en torno a las ciudades y recursos andaluces declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y reforzar así la competitividad del destino especialmente en el segmento cultural. Ese es el objetivo del nuevo proyecto 'Andalucía, Huella Universal', una iniciativa impulsada por la Junta que fue presentada este viernes por el consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, junto a las alcaldesas de las tres ciudades Patrimonio Mundial que hay en Andalucía, Córdoba, Úbeda y Baeza, Isabel Ambrosio, Antonia Olivares y Dolores Martín, respectivamente. También estuvieron la delegada de la Junta en Córdoba, Rafaela Crespín, y la secretaria general para el Turismo, Susana Ibáñez, entre otras autoridades, así como representantes del sector empresarial y de entes promocionales a nivel local, provincial y regional.

Fernández incidió en que Andalucía atesora un patrimonio extenso, tanto material como inmaterial, propiciado por la confluencia de múltiples pueblos y civilizaciones a lo largo de la historia que han dejado una amplia herencia tanto en la forma de entender la vida y en las expresiones culturales, como en los recursos arquitectónicos, monumentales, e incluso naturales.

En este sentido, la nueva marca se inspira en estos valores y aúna las palabras 'Huella', por la impronta que deja Andalucía como territorio que ha acogido culturas de gran trascendencia en la historia de la civilización, y 'Universal', por el reconocimiento internacional de gran parte de los recursos que alberga la comunidad, incluidos en el listado de bienes Patrimonio Mundial de la Unesco.


El consejero apuntó que con esta orientación el proyecto 'Andalucía, Huella Universal' actuará como un hilo conductor que permitirá, por un lado, mejorar la difusión y puesta en valor de este legado y, por otro, articular un producto diferenciado y competitivo a partir de estos espacios, que dará respuesta a las nuevas tendencias de la demanda turística basada en la búsqueda de experiencias.

El proyecto tiene una vocación regional y comenzará en una primera fase con las tres ciudades andaluzas Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, como son Córdoba, Úbeda y Baeza, e incluye el desarrollo de acciones promocionales y de marketing, y el diseño de productos turísticos específicos vinculados a estos recursos, además de una programación de actividades de formación y de gestión destinada al empresariado local.

Francisco Javier Fernández subrayó la «colaboración estrecha» con las tres ciudades en el diseño del programa y de las líneas de actuación para poner a disposición de los turistas y de los ciudadanos en general todo este patrimonio, bajo criterios de sostenibilidad, y consideró fundamental la participación del tejido empresarial y de las pymes, que son quienes se van a ver directamente beneficiadas por este proyecto.

Como acciones concretas, la iniciativa contempla actividades de difusión en ferias especializadas, misiones comerciales, acciones al consumidor, foros, acuerdos con operadores, así como viajes de familiarización para agentes de viajes, medios de comunicación y prescriptores. También incluye la elaboración de material audiovisual, de folletos digitales y en papel, y de portfolios de productos orientados a los profesionales.

Patrimonio reconocido

Entre los recursos listados por la Unesco se encuentran el centro histórico de Córdoba; los Conjuntos Renacentistas de Úbeda y Baeza en Jaén; la Alhambra, Generalife y Albaicín en Granada; la Catedral, Alcázar y Archivo de Indias de Sevilla; el Parque Nacional de Doñana en Huelva; y los Dólmenes de Antequera (Málaga), así como el Flamenco, la Fiesta de los Patios de Córdoba o la Cal Artesanal de Morón de la Frontera (Sevilla).

miércoles, 17 de mayo de 2017

Diario Jaén:El yacimiento de Bruñel se abrirá al público en meses


El yacimiento iberorromano de Bruñel, situado en el término municipal de Quesada —a unos 5 kilómetros del casco urbano—, podrá visitarse en unos meses. Este es el objetivo principal de las obras licitadas por la Consejería de Cultura. La adjudicación, por procedimiento abierto, acabará con los problemas de conservación del espacio. La dotación presupuestaria, financiada con fondos Feder, ronda los 360.000 euros.

El proyecto de intervención plantea la creación de una zona de aparcamiento para el público, la ejecución de un espacio de acogida e información para el yacimiento, la creación de unos recorridos accesibles que delimiten las zonas de paso, la sustitución de las cubiertas de protección de las áreas de mosaicos para permitir su visualización y evitar los problemas de humedades, y la sustitución de la cerca que separa del exterior el ámbito protegido.

En cuanto al coste previsto, la ejecución de las obras tendrá un importe de 329.119,37 euros. Además sale por procedimiento abierto el contrato para la dirección principal, la dirección auxiliar y la coordinación en seguridad y salud en las obras de intervención por 17.324,31 euros. La Junta de Andalucía también tiene previsto licitar un contrato menor para el seguimiento y control arqueológico en la ejecución de los trabajoss por 11.000 euros.

Este proyecto favorecerá la visita pública a través de un espacio de acceso y de un elemento de recepción e información que permita acoger y dirigir al visitante. Asimismo se delimitarán los recorridos públicos mediante pasarelas, plataformas y caminos para evitar el deterioro que supone la visita indiscriminada al yacimiento así como un nuevo cerramiento para el yacimiento.

El conjunto de Bruñel, inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural comprende vestigios que atestiguan la presencia humana durante más de ocho siglos. Consta de una necrópolis ibérica, que se remonta al siglo IV antes de Cristo y testimonios materiales de una ocupación romana desde entonces hasta el IV después de Cristo. Entre los restos destacan los de una villa del siglo III de la actual era, con patios, peristilos, un impluvio y una interesante colección de mosaicos. En el periodo final, la villa sufre una importante transformación que constituye un ejemplo del cambio de sistema socioeconómico de la sociedad romana de la Bética. Todo apunta a que el final fue brusco, pues hay huellas de un incendio que devastó el núcleo rural, que después quedó prácticamente deshabitado.

La apertura al público supondrá la incorporación de un atractivo para Quesada y su comarca, que se unen al Museo Zabaleta y el centro de interpretación de la pintura rupestre.

lunes, 8 de mayo de 2017

Diario Jaén:Una nueva sala de categoría para el Museo de Porcuna


Los asistentes a la inauguración de las galerías del Pósito Real de Porcuna quedaron deslumbrados por la amplitud y la prestancia de un espacio abovedado subterráneo hasta ahora abandonado. El lugar, con una superficie aproximada de quinientos metros cuadrados, se convertirán, dentro de unas semanas, en una nueva sala del Museo Arqueológico. Concretamente albergará cientos de piezas del periodo iberorromano.

El alcalde, Miguel Moreno, presidió la puesta de largo de las instalaciones, situadas en un inmueble edificado, para el almacenamiento de grano, en el reinado de Carlos IV. El responsable municipal subraya lo “tedioso” que resultó el proceso, precedido de unas excavaciones, que se han prolongado durante dos años. Las prospecciones sacaron a la luz vestigios, entre los que se hallaban la muralla y pozos romanos.

El nuevo recinto tiene unas dimensiones aproximadas de quinientos metros cuadrados distribuidos en un espacio abovedado y separado por pasadizos. Añade que los trabajos cuidan los detalles hasta el punto de que el lugar es accesibible para personas con discapacidad. El Ayuntamiento realizó una inversión que, incluida el equipamiento, ronda los trescientos mil euros.

Las obras supusieron la colocación de una solería de mármol blanco y de alumbrado ornamental. Hay un sistema musical, que complemtnará las proyecciones. “Estamos muy satisfechos con el resultado. Las galerías se incorporan al patrimonio de Porcuna. Es un reclamo espectacular, hasta el punto de que el 90 por ciento de la gente de Porcuna todavía no había visto las galerías”, manifiesta, satisfecho, el máximo responsable de la administración local.

El turismo “se dispara” este año
Miguel Moreno asegura que, en lo que va de año, el turismo se ha incrementado de manera exponencial, con una subida del 200 por ciento. A su juicio el sector ya es un motor económico del municipio y esta condición se incrementará en próximos años.

El alcalde subraya el patrimonio con el que cuenta Porcuna. En este sentido menciona, de la época antigua, el yacimiento de Cerrillo Blanco, el espacio de La Calderona y los vestigios de la ciudad romana de Obulco. En este último caso destacan los planes para excavar el anfiteatro, a partir de las catas previstas para el mes de julio. El coste, de unos cuarenta mil euros, será sufragado por el Ayuntamiento. Otros monumentos porcunenses destacados son la torre de Boabdil, la iglesia de la Asunción —con pinturas de Julio Romero de Torres— y la Casa de la Piedra. Moreno indica que el hecho de que las arcas municipales estén saneadas permiten trabajar en los proyectos planteados.

domingo, 7 de mayo de 2017

Noticia IDEAL:Porcuna inaugura las galerías subterráneas del antiguo Pósito Real tras su restauración


El municipio de Porcuna inaugura este sábado, en un acto previsto a las 20,00 horas, las galerías subterráneas del actual Ayuntamiento tras la restauración ejecutada en este espacio, que en origen constituía las cámaras de ventilación del Pósito Real, construido por mandato del rey Carlos IV en 1798.

El proceso de recuperación se ha desarrollado durante más de 18 meses y ha estado dirigido por el arquitecto Pablo Millán, quien ha explicado en una nota que ha tenido tres fases importantes comenzado por hacer del espacio original un espacio con entidad en sí misma, para lo que se ha bajado la cota del suelo aproximadamente 1,5 metros.

En segundo lugar, se realizaron las excavaciones arqueológicas necesarias, una labor llevado a cabo por el arqueólogo Rafael Saco que ha permitido integrar importantes estructuras de origen romano y medieval dentro del propio recinto. Finalmente, se ha acometido una importante restauración de las propias bóvedas de fábrica de piedra en un proceso "lento pero efectivo" en el que se han combinado técnicas tradicionales con las últimas tectologías en materia de restauración.


Según ha explicado el arquitecto, el proyecto, desde su origen se planteó con el objetivo principal de hacer posible "deambular entre el pasado, buscar el espacio entre las ruinas, tanto las arqueológicas subyacentes, como las emergentes". Así, tras restaurar todos los restos y eliminar los añadidos posteriores que enturbiaban la construcción original, el proyecto en sí, ha sido una alfombra blanca en la que todo queda contenido.

"Esta alfombra permitirá, separándose de cualquier elemento preexistente, conducirnos por las diferentes salas, mostrando este singular contenedor sin ningún tipo de duda de lo que es original y lo que se ha incorporado con la intervención", ha comentado Millán.

Como resultado, se ha conseguido recuperar un espacio patrimonial para su futuro uso como una nueva sala del Museo Arqueológico de Porcuna. En este nuevo espacio, dotado de la última tecnología en imagen y sonido, el visitante podrá sumergirse en el conocimiento de la importante riqueza arqueológica y arquitectónica del municipio.

En esta línea se ha pronunciado también el alcalde, Miguel Moreno, quien señaló que la finalidad es que sea una sala del Museo, dedicada a la época íbero-romana, "pero el espacio por sí mismo es un atractivo". "Es una maravilla e invito a todo el mundo a que, a partir de este sábado, se desplace y lo conozca", destacó sobre el fruto de una actuación que ha contado con una inversión de en torno a 300.000 euros.

El regidor, además, valoró que con esta inauguración se incorpora un espacio arquitectónico más "al relevante conjunto patrimonial" que atesora Porcuna, como ya se hizo, por ejemplo, con las Antiguas Carnicerías Reales o con la restauración de las pinturas de la iglesia de San Benito. "Todo ello de cara a potenciar el turismo como uno de los motores económicos de nuestra ciudad", subrayó.

Historia del edificio

Con respecto al edificio de la que forman parte estas galerías, Millán ha explicado que al iniciarse el siglo XVIII se dan varios mandamientos, por los visitadores de la Orden de Calatrava, para que se cree un pósito en Porcuna, proveyendo una serie de impuestos destinados a este fin, tras lo cual se produjo su fundación en 1751.

Una vez que dispuso el pósito de erario suficiente se acometió la construcción de su edificio, actual sede del Ayuntamiento de Porcuna, en cuya fachada consta la fecha de su edificación en 1798. La inscripción, borrada al proclamarse la Segunda República, fue repuesta al instaurarse la democracia, recoge 'Se construyó este Real Pósito reynando la Católica Majestad del Señor don Carlos IIII Año de MDCCXCVIII'.

Este inmueble está considerado como uno de los más notables almacenes de grano de la arquitectura neoclásica. Presenta planta basilical, está realizado en sillería de piedra labrada y consta de un sótano de tres naves paralelas cerradas por bóvedas de cañón. Sobre él se disponen las tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares cuadrados, la nave central es de mayor altura que las laterales y todas ellas fueron elevadas en la remodelación de los años 40.

La fachada de estilo neoclásico presenta en el centro una portada con escalera y puerta flanqueada por pilastras toscanas sobre podios que sostienen el dintel adovelado con ménsula en la clave y sobre éste un frontón partido que encierra un tondo elipsoidal con la citada inscripción.

Centran la fachada, a modo de obeliscos, dos pilastras rematadas por pirámides que llegan hasta la altura del frontón y a ambos lados dos pares de ventanas superpuestas, habiendo desaparecido las dos puertas que bajo ellas daban acceso a los sótanos. En sus fachadas pueden observarse los pilares añadidos al realzar sus paredes.

Reforma tras la Guerra Civil

Como consecuencia de la Guerra Civil, su cubierta quedó destruida, aunque no paredes y arcos, lo que fue aprovechado para su reforma por la Dirección General de Regiones Devastadas bajo la dirección de Ramón Pajares Pardo. Entonces se elevaron los arcos que separaban las tres naves, convirtiendo la central en un patio acristalado con un lucernario de baldosas de vidrio al que se abren las ventanas de las oficinas situadas en las otras naves. La planta superior, a la que se accede por amplia escalera, consta de un corredor con balconada al patio central, en ella, opuestas al patio, se abren otras dependencias y oficinas.

Además, aprovechando solares de casas colindantes destruidas en la guerra se amplió el inmueble con dos edificaciones: en la que da a la plaza se dispuso la Alcaldía y el salón de sesiones y en la posterior, paralela a la anterior, la vivienda del conserje, hoy utilizada para otras funciones, así como su segunda planta donde se ubica la secretaría. Entre las dos nuevas edificaciones se sitúa un patio, abierto a la calle, en el que existe una puerta que da acceso a las naves de bóvedas asotanadas que han sido objeto de la reciente restauración.

Diario Jaén:La belleza del “mar de olivos” seduce a miles de turistas


El bosque con más de 66 millones de olivos que tiene Jaén es único en el mundo. También es singular la manera de recoger la aceituna, la gastronomía de los pueblos del aceite, los atardeceres y los encantos de las gentes que viven y cuidan del olivar. Al igual que La Rioja se muestra capaz de exprimir turísticamente su viñedos y toda la industria que se mueve a su alrededor, Jaén ha dado un importante paso hacia adelante en materia de oleoturismo. Más de un centenar de empresas de agrupa en el producto Oleotour Jaén —de la Diputación Provincial—, que busca atraer a miles de visitantes para que disfruten de los encantos del olivar.

Hay algunas que ofrecen experiencias singulares, como recoger aceituna; otras dispone de servicios de spa, rutas inigualables y visitas guiadas por museos. No obstante, Oleotour Jaén ha sido capaz de reunir a muchas almazaras que están dispuestas a abrir sus puertas a los visitantes para mostrar el proceso de molturación de la aceituna, cómo se almacena su zumo e, incluso, ofrecer catas guiadas a los visitantes.

“El oleoturismo no es solo traer aquí a mucha gente para enseñarle almazaras. En realidad, todo está determinado por la calidad. Las almazaras que apostamos por estos productos abrimos nuestra casa y les decimos a los turistas que no es una grasa más. Se muestra como una manera más para comunicar las bondades que tiene nuestro producto. Por eso, también hace falta personal cualificado para el oleoturismo, que sepa sobre producto y que abra las puertas de la almazara, que se tiene que parecer a un palacio para que se sienta el turismo vivencial”, afirma José Gálvez, propietario de la marca “Oro Bailén”, que ha hecho una firme apuesta para captar visitantes en su fábrica situada en Villanueva de la Reina —a pie de la Autovía del Sur—. Precisamente, el oleoturismo no solo representa una interesante fuente de ingresos para los municipios rurales vinculada al aceite —en muchos pueblos no existen muchos más recursos de desarrollo—. Además, se muestra como una interesante oportunidad para fidelizar a los visitantes en el consumo del “oro líquido” y que se conviertan en prescriptores de la grasa en su entorno más cercano.

Decenas de restaurantes de la provincia muestran el distintivo de Oleotour Jaén en su puerta, lo que se erige como un sinónimo de calidad y de una carta de platos basada en productos locales en los que el aceite de oliva representa el gran protagonista. Asimismo, existen artesanos que trabajan con subproductos de la actividad olivarera que también se incorporan a esta oferta. Precisamente, uno de los reclamos más impresionantes son los cortijos. Lo que antes eran casas para los trabajadores y la maquinaria del olivar, ahora se han convertido en preciosos alojamientos —muchos de ellos se divisan encalados rodeados de árboles— para los visitantes y en espacios para realizar celebraciones especiales. Tampoco hay que olvidar los olivos singulares, como el Olivo de Fuentebuena, de Arroyo del Ojanco; el Acebuche de las Hoyas, de La Iruela, la Estaca Grande y el Olivar del Llano de Motril, de Martos. Este último se muestra como uno de los recursos más demandados. En el municipio de Martos, más del 60% de las plantas tiene una edad superior a los 200 años. En este bosque de olivos, destacan los denominados Olivos Centenarios. Por tradición oral se sabe que algunos de los olivos situados en el Llano de Motril tienen más de 500 años. Este enclave está ubicado a poco más de un kilómetro al pie de la carretera de Martos a Santiago de Calatrava. Ocupa una extensión de 84 hectáreas, con 5.394 árboles centenarios. Algunos son verdaderas esculturas vivientes. Es un olivar plenamente productivo, con una media de 150 kilogramos de aceituna por árbol.

El expositor de Jaén en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) realizó un firme apuesta por el Oleoturismo. La Diputación Provincial ofrecía un viaje virtual por el oleoturismo que podrá realizar el público asistente a esta feria a través de unas gafas de realidad virtual que estarán disponibles en el expositor que agrupaba la oferta jiennense. La ventaja de este producto radica en que todos los municipios se pueden incorporar, por lo que se muestra como una oferta transversal para los jiennenses. De hecho, los gustos de los visitantes cambian y ahora buscan experiencias y gastronomía, por lo que aquí Jaén tiene mucho que ofrecer y con altos parámetros de calidad.